Buscar trabajo no es buscar ofertas

29 de enero de 2015

media naranja o manzana

Déjame hacerte una pregunta, cuando buscas empleo ¿buscas trabajo o buscas ofertas?, te lo digo porque buscar trabajo” no es “buscar ofertas”. Es algo más, mucho más.

Durante los últimos meses estoy apoyando, de manera muy intensa, a desempleados y desempleadas en su proceso de búsqueda de empleo. Lo estoy haciendo de manera individual y de manera grupal, y tengo la fortuna de estar trabajando con personas de todo el espectro social, económico y cultural que te puedas imaginar a través de distintas entidades y organizaciones. Reconozco que me siento afortunado por todo los descubrimientos que esta experiencia me está regalando y porque me encanta la gente a la que me estoy encontrando, es así, son geniales

…y quizás uno de los problemas radique aquí: que son geniales, que lo saben ellos (algunos/as están en proceso de saberlo), que lo sé yo, que lo sabe poca gente másy en el ámbito profesional, desgraciadamente, NO LO SABEN QUIENES LO TIENEN QUE SABER… ¿adivinas quienes?

.

detectores de metales

La estrategia de “buscar ofertas”

Una de las cosas que más me llama la atención cuando observo las iniciativas de la gente a la hora de buscar empleo es que gran parte de la inversión de tiempo y esfuerzo se centra fundamentalmente en buscar ofertas de trabajo.

De hecho, hay un momento en el que casi se olvidan de que están buscando trabajo y están de manera obsesiva centrados en buscar ofertas de empleo. Es curioso, porque tal y como como está el panorama a mi me recuerdan a esas personas que se ponen a buscar monedas al final del día en la playa con esos detectores de metales…, que sí, que puede ser una afición magnífica, pero utilizándola de metáfora en este tema que abordamos es bastante desolador, y más aún cuando muy cerca de ti hay un puñado de gente con los mismos detectores en la misma playa. Con un poco de suerte… ¡serás tú quien encuentre el euro!

Otra cuestión muy arraigada es que existe una creencia bastante consolidada de que HOY TODO ESTÁ EN INTERNET, con lo que para buscar ofertas ya no hace falta ni que te quites el pijama, solo basta una conexión decente, un ordenador ¡¡o un móvil!! y ya tienes acceso a tu particular “universo laboral” a un clic de distancia.

Podéis creerme cuando os digo que los efectos a medio plazo de esta estrategia para las personas son demoledores… a nivel físico, psicológico y social.

.

ergonomía

Las ofertas no son ergonómicas

Difícilmente nos acabamos encontrando con la oferta que se ajusta por completo a nosotros. Es muy frustrante buscar la pieza del puzle que te falta intuyendo que existe, actuamos suponiendo que hay algo en lo que yo pueda encajar perfectamente, algo que se ajusta como un guante a mi experiencia, formación, localización geográfica…, y da igual la experiencia que tengas, la formación que tengas y el concepto de ‘localización geográfica’ que apliques porque lo que estás buscando es el perfil de tu silueta, y estás suponiendo que alguien se ha preocupado de dibujarlo para que tú lo encuentres.

Ya comenté lo que pensaba sobre concepto de “trabajar de lo mío” en el artículo ¿Por qué coño no encuentro trabajo de lo mío?, y ya soy bastante redundante como para recrearme en ello, la única idea que quiero compartir ahora es que las ofertas de trabajo, te guste o no, no suelen ser ergonómicas, no se ajustan a nosotros y no tienen mecanismos que permitan modificar sus características a las nuestras.

¿Intuyes cuáles pueden ser las alternativas?

.

media naranja

El mito de la media naranja

Sí, es un mito, la media naranja es un mito. Que digo yo que habrá quien la encuentre, no lo discuto, pero no es lo general… (por cierto, sigo hablando del tema laboral, lo digo para posibles despistados)…

Olvídate del flechazo…, si te lo encuentras disfrútalo, y si no, no guardes tu castidad ni te reserves hasta que encuentres tu ‘media naranja ideal’ (que sí, que sigo hablando del tema profesional, es todo una metáfora, en serio…).

No te digo que no busques ofertas de trabajo, forma parte del proceso, pero es solo una parte. Tampoco que te digo que no busques la oferta ideal, me parece fantástico y tienes derecho a ello, lo que te sugiero es que pueden existir más opciones que las que tu “empecinamiento en algo” te deja ver…

…será tu insistencia, tu pasión, tu constancia, tu capacidad de riesgo, tu creatividad para ver tus capacidades, tu idea de “mundo laboral”, yo qué sé lo que será que acabe “generando tu media naranja” o quizás encontrándola, pero ojo, no te encapriches de algo que aún no has visto

.

yo yo

La clave está en la autocandidatura

Y cada vez lo tengo más claro, tan claro que esta web en la que estás es producto de ello.

Siento que debo escribir algún post sobre la “autocandidatura” (me lo apunto). Siento que la autocandidatura es tan recurrente como descuidada por los aspirantes a un puesto de trabajo, a veces me sorprendo al tomar conciencia de cómo la “autocandidatura” se convierte en un mero “echar curriculums”… ¡jo!, no, no eso…

No es fácil, no es imposible, y sí, hay que currárselo mucho. Puedes buscar ofertas, pero necesitas combinar esta estrategia con otras. La clave está en el movimiento, primero hacia ti, conociéndote, sabiendo qué puedes APORTAR y qué puedes GENERAR.

Sé que no es fácil, sé que estás agotado, pero piénsalo, piénsalo bien porque lo mismo estás agotado de “andar en círculos”, haciendo lo mismo (que no termina de funcionar), una y otra vez, sin llegar a ningún lado.

No se trata de PEDIR TRABAJO, cambia el enfoque y prueba, se trata de OFRECER SOLUCIONES, ofrecer servicios… te digo por experiencia que no es nada sencillo, primero porque tendrás que conocer muy bien qué es lo que puedes ofrecer (y eso es un proceso, y te confieso que personalmente aún ando inmerso en el mío), segundo porque las empresas NO te estarán esperando para que les sueltes el rollo de qué es lo que ofreces… nada de eso, tendrás que buscar/generar el momento, el lenguaje, el código adecuado para transmitir tu mensaje.. y aún así no tendrás garantías, pero estarás contribuyendo a desarrollar tus competencias y a generar oportunidades…

…no te quedes simplemente buscando…

.

…no te vaya a pasar como a Bono y Cía., que llevan unos años sin encontrar lo que estaban buscando… incluso mucho antes de que usaran pantallas y toda la parafernalia en sus conciertos… qué cosas…

.

 

…no dejes de seguirnos en

https://www.facebook.com/procesosyaprendizaje.es !!

20 Respuestas a “Buscar trabajo no es buscar ofertas”

  1. KARLA MUÑOZ J. Responder

    Hola muchas gracias, soy profesora de nivel básico, al no encontrar oportunidad de trabajo para mi área, decidí emprender otra carrera y empezar a buscar trabajo en áreas contables, estoy en el camino, intentando nuevas experiencias =)

    • David Barreda Responder

      Hola Karla,

      Te felicito por tu valentía y te mando muchos ánimos para que puedas disfrutar de las nuevas experiencias que estás abordando. No es fácil, no es imposible.

      Un saludo,

      @davidbarreda_db

  2. Benito A. de la Morena Carretero Responder

    Nuevamente coincido con David. Efectivamente “buscar ofertas no es buscar trabajo” esa es la parte cómoda a la que acudo porque me falla la ACTITUD y esa “actitud” es algo que todos llevamos dentro pero que, por una razón o por otra, no hemos sido capaces de desarrollar. En unos casos porque todo nos lo han dado hecho, “hijo cuidado”, “hija no te esfuerces”, “eso no me compete”, “este rolo me gusta” y nos hemos dejado llevar simplemente por la comodidad que ello nos suponía. Pero llega un momento en la vida en que eso pasa factura y es cuando nos debemos enfrentar solos a la pura realidad, la de la vida independiente en la que hace falta un trabajo para que sea plena. Ahora es el momento de descubrir tus enormes cualidades adormecidas y hacer caso a lo que nos dice David. Un saludo y ánimo.

  3. Lolimar Responder

    Buenos días.

    Coincido en mucho de lo que se dice en este artículo. Sin embargo, muchos como los que yo hemos agotado todos los recursos como ofertas vía prensa, internet, autocandidatura, voluntariado con posibilidad de incorporación laboral…etc estamos un poco desilusionados. No podemos olvidar que el tema “recomendaciones”, coloquialmente conocido como “enchufismo” influye mucho también en el mundo laboral y más en la situación actual. Además, las personas que pasamos de los 30 años nos hemos encontrado con la barrera de las subvenciones que se le ofrecen a las empresas por contratar a “jóvenes” menores de esa edad. ¿Tenemos o no tenemos motivos para estar agotados?

    • David Barreda Responder

      No te falta razón Loli, los datos dicen que más del 80% de los empleos se consiguen a través de los contactos, hay una frase que leí a Alfonso Alcántara que dice “deja de echar cv y comienza a conocer gente”, y creo que quizás por ahí pudiera estar la clave, y te lo digo porque esta es una lección que personalmente estoy empezando a aprender y a aplicarme. Esta web en la que estás, este blog Loli forma parte de mi ‘autocandidatura’ de presentarme a los demás y presentar lo que puedo aportar (a veces me sale con más acierto que otras, pero bueno, ahí ando… descubriéndome y tratando de aportar)… te lo dice uno que no tiene más trabajo que el que genera…

      …te entiendo perfectamente cuando hablas de tener motivos para estar agotada, lo he vivido y lo vivo, en mi caso, lo único que me digo es ‘quejarme, no me va a pagar las facturas’ (esta frase es de Risto Mejide)…

      …ánimo, no es fácil, no es imposible, es agotador, Un saludo!

  4. Lolimar Responder

    Buenas tardes de nuevo David.
    Gracias por la respuesta.
    La verdad que es difícil esta situación, sobre todo cuando por más que uno haga no ve resultados.
    La parte de “deja de echar cv y comienza a conocer gente” la estoy aplicando hace un tiempo. Ojalá algún día pueda decir: “valió la pena tanto esfuerzo”.
    Un saludo y mucha suerte.

    • David Barreda Responder

      …es una carrera de fondo Lolimar, una carrera en la que quizás nos salve aprender a correr de la manera más saludable y correcta para nosotos.

      Un saludo!!

      @davidbarreda_db

  5. Azoteas Responder

    Yo añadiría a las importantes opiniones de David: Y si sabes hacer algo, hazlo lo mejor que puedas (O mejor) y ofrécelo a quien le interese, en la forma que necesite y en el momento oportuno. Es importante que los demás sepan de lo que somos capaces.
    Como bien dice David, las ofertas son interesantes, pero mejor si en paralelo nos convertimos en agentes de nuestra propia competencia profesional o personal. Pero sin alardes, que eso sólo sirve a los presumidos, pero no a los profesionales.

  6. MIGUEL ANGEL Responder

    Coincido contigo David, la búsqueda de empleo es marketing por lo de la Autocandidatura. Mi frase es “Deja de buscar empleo, promociónate para que sea el empleo el que te encuentre a ti.”

  7. Gustavo Bono Responder

    Magnifico tu articulo la verdad que nos vemos reflejados casi todos, yo actualmente me encuentro en situación de tránsito profesional ó búsqueda de empleo, en las entrevistas profesionales la verdad que a veces siendo la oferta muy similar a tus características profesionales sigue siendo muy complejo que te llamen(sigue habiendo mucha necesidad de trabajo en el país), pero bueno yo al menos intento como tu bien comentas adaptarme a otras opciones y siempre ofreciendo lo que puedo aportar a la compañía, una opción muy interesante es un blog profesional, aquí os dejo el mio, saludos y gracias.
    https://gustavobono.wordpress.com/

    • David Barreda Responder

      Muchas gracias Gustavo,

      Me alegro mucho que el artículo te haya resultado de utilidad. Espero que le hayas podido sacar provecho a la reflexión y la repercutas de la mejor manera posible sobre tus acciones. Me parece una idea fantástica la del Blog, es una herramienta que nos aporta, además de presencia, la posibilidad de desarrollar nuestros propios conocimientos.

      Un saludo y seguimos en contacto!

      David

  8. Wanda Legy Responder

    Muy interesante y asertivo enfoque, ya que últimamente es muy común ver que se busca trabajo como ir a pescar, sentados esperando a que algo pique y lo que salga es bueno. Una buena alternativa es reinventarse, ver las opciones que ofrece el mercado laboral para determinar que me falta para lograr el tan ansiado “trabajo”, y al encontrar las áreas de oportunidad y empezar a desarrollarlas, encontramos nuevas opciones de desempeño, del mismo modo si hacemos un “inventario” de nuestros talentos, habilidades y capacidades tal vez encontremos que podemos utilizarlos como plataformas de lanzamiento para crear nuestras propias oportunidades. Cuando se pierde el miedo.. cosas grandiosas pasas. Saludos

    • David Barreda Responder

      Buenas Wanda,

      Muchas gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario. Estoy de acuerdo que cuando se quitan los miedos y las creencias pasan cosas curiosas, y sobre todo, cuando nos lanzamos a por ellas. La reinvención, de la que hablas, siempre tiene que ir acompañada de acción.

      Un saludo!

      David

Deja un comentario

*