Si es bueno… lo copio

09 de marzo de 2017

nube david barreda carrillo formación coaching huelva sevilla marca personal branding

#citaciega

“…el tipo del espejo, confundido,

lo llamó por otro nombre…”

 Litografías, Fátima M. Roldán

.

El si es bueno o funciona, lo copio” es una de esas filosofías que se van colando en la práctica virtual con una peligrosa naturalidad. La califico de peligrosa en tanto en cuanto se normaliza a tal extremo que incluso practicarla se puede llevar a gala.

Esto último lo puedo entender, lo que hagas en el mundo virtual tiene un impacto potencial insospechado, así que si vas a cometer algún pecado mejor anticiparse y despenalizarlo en tu código de conducta público, antes de que te pongan en evidencia.

Por otro lado, como en el entorno virtual todo es nuevo (casi) siempre y nada está escrito, pues parece también normal que repliquemos lo que a otros le funciona… pero claro, hasta para hacer esto hay que tener clase, modos y maneras…

…y es que, no es lo mismo copiar y ser el eco que desdibuja el grito original, que acomodar estrategias válidas al contexto de cada uno… no es lo mismo… no.

.

Ya no te pertenece

Soy consciente, debemos serlo, que lo que echamos a la red deja de pertenecernos. En cierto modo ya no es nuestro. Se convierte en público, con lo que lo más sano y recomendable es aceptar las múltiples consecuencias que pueda tener nuestra acción de compartir algo, esto es…

…que sea ignorado, aceptado, criticado, encumbrado, mal interpretado, copiado, replicado, o transfigurado…

Es lo que hay, por ello es esencial lo de no tener el ‘click flojo’ y generar el hábito de cuestionarnos seriamente qué es lo que compartimos, qué aporta y qué consecuencias puede tener ahora y mañana… para nosotros y para los demás… bien compartamos contenidos propios, bien compartamos el contenido de otros… y desde ahí, despedirse de lo que uno mismo haya generado, sin más.

Aceptar que lo que compartes en internet deja de pertenecerte, es un tipo de desapego que necesitamos asumir, que nos hará más libres, menos ególatras y nos permitirá generar cierta mentalidad de abundancia (hay de todo, para todos), más allá de que puedan existir quienes se aprovechen de ello en busca de su propio y único beneficio.

.

La falacia de “compartir”

Todo este contexto puede generar una idea equivocada de lo que es ‘compartir’ en las redes. Ya que como todo es de todos, y compartir mola, es lo que se lleva, el conocimiento debe fluir y repartirse… parece que puedes hacer lo que quieras con lo que se recibe de los demás.

Es entonces cuando se crea el caldo de cultivo perfecto para los vampiros de contenidos. En el nombre del compartir, yo cojo lo tuyo, que es mío, para hacer lo mío (que bueno, si quieres y para no enfadarte, también es tuyo). Y dame las gracias. En el nombre del compartir, hago lo mismo que tú, que funciona para diferenciarme del resto. En el nombre del compartir, no cabe quejas, porque todo es de todos, todo es gratis, nada es de nadie. Esto es internet. Y recuerda agradecer, después de cada comentario.

Cuando las intenciones están cruzadas, son ambiguas y cojea la ética, se fabrica la ‘falacia del compartir’, que no es más que una usurpación de ideas que probablemente termine con la creación de un personaje… vampírico por dentro y blando por fuera. Algo que, con cierta picardía, se puede disimular bien con un (mal) ejercicio de Knowmadismo.

.

¿Copias o acomodas?

Y es que hay una diferencia sustancial entre ‘copiar’ y ‘acomodar estrategias’.

Cuando uno copia replica fielmente lo que ha visto, leído o escuchado. Tal cual. Sin más. Es cierto que hay otra forma de copieteo, y es la de transfigurar determinados contenidos sin citar la fuente, manteniendo las mismas estructuras que las originales. Hasta para copiar hay quienes son más vaguetes, y quienes son más creativos.

Acomodar estrategias es diferente. Piénsalo. Ves lo que a otros le funciona, dejas el fondo a un lado, te quedas con la forma y empiezas a desarrollarla con tu aportación, que en definitiva, es lo que termina dando solidez y razón de ser a lo que hagas.

La diferencia entre una cosa y otra no radica en hacer las estrategias propias, radica en mi opinión, en la capacidad que tengas para crear un sello propio. Si las cosas huelen a ti, perfecto. Ahora bien, cuando en lo que haces se trasluce el sello de los demás, malo.

La frontera entre ‘copiar’ y ‘acomodar’ puede resultar ambigua. Quizás porque todos nos estamos influyendo en este mundo infinito cargado de impactos, en el que convivimos con una comunidad más o menos definida y en el que resulta inevitable ‘pensarnos’ los unos a los otros. O quizás porque nuestro cerebro, diseñado para su comodidad (vivir todo lo posible, con el menor gasto de energía), se deje seducir por lo prefabricado, sin pensarlo mucho…

.

Cuestión de ética

La filosofía “si es bueno o funciona, lo copio”, no termina de convencerme. Me parece un acto de comodidad, de conformismo, de poco esfuerzo. De querer esquivar el proceso de desarrollo propio, saltándose pasos esenciales y yendo al grano… lo que ocurre que no es tu grano al que llegas… y eso, supongo que al final debe resultar un problema…

…es sencillo ver a gente haciendo lo mismo en las redes. De la misma manera. Incluso tratando de convencer de que cada cual le pone su toque. Vale. Lo que tú digas, pero es igual. Se nota. Al final ver los muros de las RRSS va a ser un aburrimiento, tú verás.

Si copias, serás el espejo de las referencias a las que sigas, solo eso, gastarás tu imagen y la de los demás. Si acomodas estrategias de manera inteligente y honesta, no eres espejo, tu referencia te habrá servido de inspiración, incluso la habrás puesto en valor y su contribución te habrá resultado valiosa… porque te hizo trabajar, madurar, confrontarte, definir tu propio proceso o incluso tu propio estilo.

Diferenciarse es tan sencillo como ser uno mismo. Bueno, quizás sea eso lo más complicado. Ser uno mismo sin sobre actuarse. Sí, quizás sea lo más complicado.

…por cierto no siempre la copia es de ‘abajo’ hacia ‘arriba’… hay otra que puede darse aún más maquiavélica, que es la de ‘arriba’ hacia ‘abajo’… la de nadie te creerá si dices que esa melodía de Cold Play se te ocurrió primero a ti… déjalo, no insistas… además, Cold Play tiene muchos fans…

…y si no, que se lo pregunten a Joe Satriani.

¡viva la vida!

.

[sigamos con lo nuestro]

.

.

Procesos y Aprendizaje

puedes seguirnos

en

FACEBOOK (de una manera diferente)

y

en

TWITTER (compartiendo caracteres)

Si es bueno… lo copio

Imagen de rawpixel, vía Pixabay 

 

 

Deja un comentario

*