Tú eres el producto

26 de junio de 2017

mercancia David Barreda Carrillo Marca Personal Branding Formación Coaching

#citaciega

“…cuando se dio cuenta,

se le había llenado la casa de gente,

no tenía donde sentarse, y la nevera estaba casi siempre vacía…”

 ‘Parásitos’, de Fátima M. Roldán

.

Facebook no es gratis. Ni Twitter. Ni LinkedIn… ni Instagram… ni ninguna otra Red Social…

¿Realmente piensas que es gratis? ¿Cuánta pasta debe costar mantener todas estas redes?… ¿Para qué Facebook pagó más de 13.800 millones de euros por Whatsapp? … ¿Para hacernos la vida mejor?

…Gmail tampoco es gratis, ni Outlook, ni Yahoo… lo parece, pero no. No son gratis… sí, me refiero a todos esos sitios que utilizamos para comunicarnos a través de nuestro correo electrónico, para almacenar toda nuestra correspondencia digital y generar otras nuevas…

…entonces, ¿por qué no lo pagamos?… pues básicamente, porque nosotros somos el producto

.

Lo bueno, lo malo

La verdad, no pretendo hacer un post en contra de las Redes Sociales Digitales. No es la idea. Además, no tiene mucho sentido. Las redes, como se dice, han llegado para quedarse, forman parte de nuestra vida (te guste o no), así que cuanto más sepamos sobre ellas, sobre su uso, cómo participar adecuadamente y cómo valernos de ellas, mejor. Lo único que quiero es despertar la conciencia (…si te estás preguntando la de quién, te lo digo yo: la mía).

Podríamos hacer un listado casi infinito de los pros y los contras de las Redes Sociales Digitales… igual que podríamos hacerlo de otras mil cosas. Al final, terminaríamos concluyendo que las cosas son buenas o malas según el uso que le vayamos a dar… y claro, ahí se vuelve a dispersar la cuestión, por cuanto habrá tantos usos como intereses, y tantos intereses como personas…

Al final, ocurre igual que en nuestros comportamientos ‘de calle’, todo terminará dependiendo de nuestras intenciones, que serán guiadas por nuestro sistema de valores, que serán los que den la forma definitiva a nuestras conductas…

…cuestión, en última instancia de responsabilidad. Así que paso de un debate que cada vez me parece más aburrido “¿Son las Redes Sociales Digitales buenas o malas?”.

.

Está tan dentro el que enseña, como el que mira

Por todas estas cosas, ahora, más que nunca valoro hacer un uso consciente de las Redes Sociales…

…verás, a mí las Redes Sociales me están aportando mucho, (iba a poner ‘mucho más que mucho’, pero al final me he rajado y no sabía cómo iba a quedar), y no pienso (de momento) salirme de ellas…

…pero también reconozco que no sé hasta que punto, en ocasiones, se me han metido en mi vida de la forma que a mí me hubiera gustado, y tampoco tengo claro, si han penetrado en algunas zonas de mi vida en la que no me hace ninguna gracia que estén…

…y es que la percepción de esto requiere de mucha atención, cada vez más, porque la tecnología se cuela por todas partes con tanta fuerza como sigilo, y participamos de ella no solo cuando de manera activa estamos colgando o compartiendo cosas, también participamos de ellas cuando simplemente estamos mirando… ten claro esto, aunque no digas nada también participas de las RRSS, como espectador, pero participas y estás tan dentro como el que más publica.

.

Estrategia

Por todas estas cosas, completando lo anterior, cada día valoro más tener una estrategia en el uso de la tecnología que me aporte conciencia y le dé sentido a mis movimientos virtuales. Una estrategia que deberíamos revisar cada cierto tiempo, igual que cada cierto tiempo notamos que algunas de nuestras habilidades sociales se desgastan, otras emergen, otras se olvidan… las personas no siempre somos lo mismo.

Si somos el producto, te guste más o te guste menos esta realidad, deberíamos de ser consciente de ello y poner los cortafuegos adecuados que nos permitan delimitar hasta dónde queremos llegar en nuestra exposición pública (que como decía antes, puede ser activa o pasiva, ¿o te crees que el Gran Hermano descansa cuando estás mirando por la ventana de tu móvil, Tablet u ordenador, todo lo que hacen tus ‘vecinos’?).

Además, por supuesto, de prestar cuidado en moderar las formas y maneras en un foro que más que público, es universal y abierto (aunque te esfuerces porque sea lo contrario)… y es que cuidar nuestro tono de comunicación en este contexto resulta ser uno de los pilares básicos de cualquier estrategia en este sentido.

Es esencial saber si lo que comento, digo o comparto es verdadero; si resulta amable o agresivo; si el comentario es necesario, relevante; y sobre todo, cuál es la intención que me mueve a hacerlo, abrirlo, compartirlo, ignorarlo o comentarlo… esa intención que solo tú sabrás, porque en el tema de las intenciones, digas lo que digas, lo verdadero es lo que te respondes a ti mismo, dentro tu cabeza.

.

Contar hasta diez

Hace unos meses, Guillem Recolons publicó un fantástico post en el que hablaba de cómo humanizar nuestra marca. En ese post, que recuerdo cada vez que se me viene a la cabeza este tema y que estaría que genial que te lo leyeras -> (enlace), Guillem hablaba de la vieja técnica de contar hasta diez antes de llevar a cabo una acción que fuera a tener alguna repercusión en algún sentido.

En el mundo virtual esta vieja técnica casi debería exigirse para que te autorizaran a tener alguna cuenta en una Red Social. Se trata de esperar, y generar una perspectiva adecuada que nos permitiera responder a algunas de estas preguntas, que el propio Guillem nos propone:

.

  • ¿Puede ser útil para alguien?
  • ¿Podría incluso cambiar la vida de alguna persona?
  • ¿Podría, al contrario, dañar mi reputación o la de una persona cercana?
  • ¿Está en línea con mi estrategia personal?
  • ¿Me ayudará a ser posicionado como un especialista en mi campo?
  • ¿Humanizará mi marca, pero sin caer en la irrelevancia?

.

No me digas que no son útiles y prácticas estas preguntas para ir generando una buena estrategia de participación y relación con las Redes Sociales.

.

…producto

Sé que no suena bien, pero en este mundo virtual, nosotros somos la mercancía. Saberlo, es necesario. Gestionarlo, fundamental.

No es que nos queramos vender, es que nos venden sin preguntarnos. Nos intercambian, nos leen las necesidades, facilitan y gestionan nuestros datos, nuestras búsquedas, nuestros intereses… tanto, que probablemente Google sepa más de ti que tú mismo.

Tampoco vas a decidir tú qué parte de ti es la que quieres vender. Sé que me estoy poniendo muy dramático, pero es lo que pienso.

Conocer y tener buenas prácticas en lo virtual es esencial. Educar en ello más que necesario y urgente. Incorporar valores en nuestras conductas virtuales y nuestra relación con la tecnología es básico, es lo que nos puede salvar… y sobre todo, humanizarla…

…y sobre todo, vivir todo esto sabiendo que solo es un parte de nuestra vida, y que la más importante se está desarrollando fuera de esta pantalla….

…solo tienes que levantar la cabeza en este momento y mirar a un lado y a otro… verás, hazlo…

.

 .

Procesos y Aprendizaje

puedes seguirnos

en

FACEBOOK (de una manera diferente)

y

en

TWITTER (compartiendo caracteres)

Tú eres el producto

 

Foto vía Pixabay, con licencia CC

Deja un comentario

*